Entrevistas

Energía nuclear ¿La conocemos?

Patricia Lastra

Todo lo que rodea a la energía es un tema que está en boga, sobre todo actualmente, ya que está directamente relacionado con el cambio climático, algo que cada vez tiene a la sociedad más preocupada, lo que lleva a que continuamente se esté buscando la alternativa más ecológica y menos dañina para el planeta.

Desconocimiento sobre la energía nuclear

La energía nuclear siempre tiende a ser rechazada porque la opinión pública lo relaciona con la contaminación y las catástrofes humanas como lo sucedido tras el accidente de Chernóbil o Fukushima. La sociedad tiene miedo a este tipo de energía y ve como algo negativo todo lo que tiene que ver con ella.

Cada vez hay más teorías y profesionales trabajando en desmontar ese mito y aseguran que la nuclear no es negativa y que, además, no emite CO2. Además, lo contaminante son sus residuos y cada vez son más los desarrollos para hacer un mejor tratamiento de los mismos de modo que no sean dañinos para el medio ambiente. Son muchos los que afirman que es una energía verde.

La energía nuclear, siempre se mantiene en la sombra, y muchas veces por cuestiones políticas, porque es un tema que no atrae votos. Al contrario, quien se posiciona a favor, no suele ser bien valorado desde el punto de vista político. Como consecuencia de ello, hay un gran desconocimiento acerca de lo que es la energía nuclear y mucha leyenda urbana sobre la toxicidad de ésta. Con esta entrevista nos daremos cuenta de que hay que tratar la energía nuclear con respeto pero no con miedo.

¿Qué es la energía nuclear?

La energía nuclear es la energía contenida en el núcleo de un átomo. En el núcleo de cada átomo hay dos tipos de partículas (neutrones y protones) que se mantienen unidas. La energía nuclear es la energía que hace que mantengan así. Esta energía se puede utilizar para producir electricidad, pero primero debe ser liberada. Se puede obtener de dos formas; mediante fusión o fisión. Actualmente, las centrales que operan en España y en todo el mundo se basan en la fisión aunque ya hay un ambicioso proyecto en marcha, ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor), que estudia que la energía se produzca a través de la fusión del átomo, como pasa con la energía del sol.

Aunque la producción de energía eléctrica es la utilidad más habitual, ésta también se puede aplicar en muchos otros sectores, como en aplicaciones médicas, arte o medio ambiente.

La energía nuclear en España

En el territorio nacional contamos con siete reactores nucleares operativos distribuidos en las diferentes centrales nucleares que hay en España: Almaraz I y II (Cáceres), Ascó I y II (Tarragona), Cofrentes (Valencia), Trillo (Guadalajara) y Vandellós II (Tarragona), una fábrica de combustible nuclear de Juzbado (Salamanca) y un centro de almacenamiento de residuos radiactivos de muy baja, baja y media actividad en El Cabril (Córdoba).


Mapa de las centrales nucleares en España

La energía nuclear en Cantabria

La región cuenta con Ensa (Equipos Nucleares S.A., S.M.E), una empresa que lleva desde el 1973 siendo referente en la fabricación de grandes componentes para centrales nucleares y que ofrece también servicios en planta en todo el mundo.


Instalaciones de Ensa Equipos Nucleares

David Rodríguez, ingeniero Industrial Mecánico y trabajador de Ensa desde hace 8 años, nos aclara algunas de las dudas que más surgen respecto al tema.

David Rodríguez durante la entrevista

Soy jefe de obra en Desmantelamiento en instalaciones radiactivas.

Dentro de Ensa ha trabajado en varias cosas. Empezó como Ingeniero de Proyectos en la fabricación de componentes nucleares para diferentes centrales, como Ascó, para el proyecto ITER. En 2014 pasó al Departamento de Servicios y Desmantelamiento de Residuos y pasó a ser jefe de obra para el desmantelamiento de la Central Nuclear de José Cabrera en Guadalajara, donde estuvo trabajando 4 años.

El primer proyecto que hizo fue el desmantelamiento de grandes componentes, circuito primario y componentes activados de la planta. El segundo proyecto tuvo que ver con la descontaminación de paramentos de hormigón. Tras estos proyectos, trabajó como jefe de obra en reparaciones en circuito primario o de las fugas en los generadores de vapor.

David Rodríguez en su puesto de trabajo en las oficinas de Ensa

“Mi trabajo en la central consiste en gestionar personal. Me encargo de todo lo que tiene que ver con la ingeniería, ejecución de obra, compras, etc. Por así decirlo, soy la cabeza visible de Ensa en las plantas nucleares a las que voy”.

Los riesgos de seguridad existentes en una central nuclear

Respecto a la seguridad podemos hablar de dos variables, la física y la nuclear. La seguridad física es un tema “super controlado” ya que reciben muchos cursos sobre ella para evitar accidentes y es un tema que penaliza a las empresas a la hora de conseguir contratos en un futuro.

En cuanto a la seguridad radiológica, es la particularidad que tiene la energía nuclear. Entra en juego otro componente que es la radioactividad, “hacia la que hay un gran desconocimiento en la sociedad”, según afirma Rodríguez. Aun así, es un tema muy controlado dentro de cualquier central nuclear ya que se sabe en cada momento cómo están las zonas. “Estamos formados para gestionar los riesgos, y en mi caso, como jefe de obra, me encargo de controlar los riesgos radiológicos del resto de los trabajadores”.

Relación de la energía nuclear con aspectos negativos

“La energía nuclear tiene muy mala prensa, y tiene un problema principal: no huele, no duele y no se ve. Es como un fantasma que está ahí, que muchos desconocen lo que hace de manera correcta y los daños que causa puede que no se vean hasta pasados 25 años, por tanto, infunde mucho miedo en la población, sobre todo después del accidente de Chernóbil. Todo ello ha creado un pánico injustificado, es un hecho que con la construcción de las actuales centrales nucleares es prácticamente imposible que se vuelva a dar”.

La nuclear como energía verde

Según explica este joven ingeniero “la energía nuclear no emite CO2”. Entendiéndola como una energía que no contribuye a la contaminación atmosférica, de modo que puede considerarse como una energía limpia. “Lo que sale por las torres de refrigeración es agua, no contaminación y mucho menos radiación”, nos asegura.

En cambio, respecto a la generación de residuos, hay que reconocer que sí los genera, pero como hace cualquier otra industria. La particularidad de los residuos radiactivos es que no se desintegran hasta dentro 1o mil o 20 mil años. Pero si se gestionan adecuadamente, que es en lo que se está trabajando ahora mismo es como cualquier otro residuo. El plomo tampoco se destruye y se sigue trabajando con él, al igual que pasa con el mercurio.  

La gestión de los residuos como llave para una aceptación social de la nuclear

“Como ya he dicho, los residuos radiactivos sin gestionar adecuadamente son infinitamente peligrosos, pero para eso estamos nosotros, para gestionarlos de manera adecuada. El tratamiento que se les da actualmente, es el correcto. Si fuese un gobernante hubiese acelerado los planes de gestión de residuos, sobre todo de alta actividad, ya que ahora mismo solo hay establecidas soluciones temporales, no definitivas. Se prevé hacer un Almacén Temporal (ATC), y luego estaría el almacenamiento geológico profundo (AGP) que es el definitivo, pero en España todavía no se ha planteado. De hecho, el ATC, por decisiones políticas se ha parado”.

Para David Rodríguez, “El problema no es de la tecnología, es de los políticos. Sobre todo con el tema nuclear que generalmente resta votos”, volvió a recordar.

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via