Cultura

Crítica cinematográfica: Mula (2018)

Daniel de Santiago Sánchez

Título original: The Mule

Año: 2018
Duración: 116 minutos
País: Estados Unidos
Dirección: Clint Eastwood
Guión: Sam Dolnick

Música: Arturo Sandoval
Fotografía: Yves Bélanger
Reparto: Clint Eastwood, Bradley Cooper, Dianne Wiest, Michael Peña, Taissa Farmiga, Laurence Fishburne…

Productor: Clint Eastwood
Género:
Drama, Suspense

Te echamos de menos, Walt Kowalski

Clint Eastwood, digno sucesor del cine de John Ford, nos brinda, probablemente, uno de sus últimos filmes tras una trayectoria como productor, director y actor repleta de éxitos. “Sin perdón”, “Los puentes de Madison”, “Mystic River”, “Gran Torino”…tan solo es una pequeña muestra de un cine embriagado del clasicismo que recibe una hondonada de aire fresco y renovador que provoca la aceptación de una gran parte del público.

Diversos reconocimientos le avalan como uno de los mejores directores del siglo XX y XXI, siendo galardonado con la máxima distinción dentro del mundo del cine. En este caso, dos Oscars a la mejor dirección por “Million Dollar Baby” y “Sin perdón”. A sus 89 años y con una mochila llena de prestigio a su espalda, se retira un director que no sólo nos ha enamorado detrás de las cámaras si no que también nos ha cautivado en su papel de actor protagonista, con su distintivo carácter y su expresión, en bastantes ocasiones, hierática.

No todo van a ser elogios para el californiano, que en los últimos años ha sido muy criticado por su ideologías políticas. Su apoyo incondicional al partido republicano cuyo máximo exponente es Donald Trump, sirvió para que muchos miembros de la industria lo tacharan de hipócrita debido a algunos trabajos cinematográficos como “Invictus” y “Gran Torino”, en los que claramente castiga todo comportamiento xenófobo.

Además de ser criticado en la política, lo es en lo personal, ya que muchos actores y actrices de gran renombre han manifestado su malestar trabajando con el director.

“The Mule” cuenta la historia de Earl Stone, un solitario y antipático octogenario que antepone su trabajo (el amor por las flores) a la familia. Un hombre con éxito de puertas afuera pero que en el ámbito familiar es un verdadero fracaso. Sus familiares no querrán saber nada de él debido a su inexistente preocupación. Tras 12 años, Earl lo pierde todo y le ofrecen un trabajo que sólo requiere conducir. Sin darse cuenta, se convertirá en un traficante de drogas que transporta en su vieja y oxidada furgoneta grandes cantidades de droga de un lugar a otro y se verá obligado a evitar a toda costa al agente de la DEA Colin Bates.

Clint Eastwood en una escena de la película “The Mule”.


En cuanto a la interpretación podemos encontrar a un Clint Eastwood brillante y como siempre, muy sobrio expresivamente hablando pero que con una mirada lo dice todo.

“Te echamos de menos Walt Kowalski”, y es que, si bien es cierto que estamos acostumbrados a un hombre aséptico, en esta cinta vemos reflejado a un Clint mucho más blando que incluso se arrepiente de su pasado e intenta remediarlo a toda costa. En definitiva, es el reflejo de un hombre al que el paso del tiempo le ayudará a valorar los diferentes aspectos de la vida de la forma en la que se merecen.

Hablando de personajes  secundarios, cabe destacar al gran Bradley Cooper, que, aunque su tiempo en pantalla no es muy extenso, siempre cumple.

Bradley Cooper y Clint Eastwood en el rodaje de “Mula”. Espinof

En el apartado técnico, encontramos una fórmula muy similar a la de Gran Torino, siguiendo muy de cerca el cine clásico y muy influenciado por el siempre eterno John Ford. La posición de la cámara muy bien escogida y los planos muy austeros, propios de su cine.

La música juega un papel muy importante dentro del film, ya que acompaña a Earl en todos sus viajes por el sur del país y el género country se amolda a la perfección. Cabe destacar también la importancia de los silencios reflexivos tan característicos de sus cintas y con los que sabes perfectamente lo que siente cada personaje en cada momento.

“Lo podía pagar todo, excepto el tiempo”. Una de las frases con las que Clint Eastwood hace  una crítica a una sociedad actual que no valora lo que tiene y que pasa más tiempo con el móvil que con sus propios familiares. El valor del tiempo en la película es un protagonista más.

Cualquiera al que le interese mínimamente el cine podría deducir que “The Mule” no está entre las cinco mejores cintas del director, pero eso no significa que sea una mala película. Cuando el listón está tan alto, todo lo que esté por debajo parece peor de lo que es. Gran filme para despedir una carrera de ensueño.

Puntuación: 7/10



0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via