Turismo

Baqueira-Beret, una experiencia única de libertad

Pablo Huidobro Bringas

Un recorrido por la Baqueira-Beret referente en el país, que un año más vuelve a ser el lugar preferido para miles de esquiadores de todo el mundo.

La temporada favorita de los esquiadores ha llegado a su fin otro año más. La famosa cordillera del Pirineo cubrió de nuevo sus laderas de un blanco inconfundible para cualquier fan del esquí y el snowboarding. Y es que cuando hablamos de estaciones de esquí españolas, Baqueira-Beret se lleva sin ninguna duda el primer premio. La organización situada en el Valle de Arán consigue cada año atraer a miles de personas dispuestas a deslizarse por sus casi 160 kilómetros de pistas. La magnífica distribución de sus remontes consigue combinar las tres estaciones principales, Baqueira, Beret y Bonaigua, ofreciendo una experiencia sin límites para todos los públicos.

La estación aranesa se despide de una gran temporada 2018-2019 en la que ha registrado cifras muy positivas: con 876.008 esquiadores lo que se traduce en la tercera mejor temporada de la última década. En total, la estación ha estado abierta al público 143 días: desde el sábado 1 de diciembre hasta el pasado 22 de abril, tal como estaba previsto en el calendario inicial. Pese a las malas previsiones para Semana Santa, Baqueira-Beret había asegurado su funcionamiento tras las grandes nevadas en los meses de enero y febrero, por ello los esquiadores y snowboarders pudieron disfrutar de prácticamente todas las pistas (tan solo se cerraron dos, TS Dossau y TSD Blanhiblar).

Baqueira-Beret tiene todo lo necesario para disfrutar de un día de esquí perfecto. Hay muchas posibilidades de que sea así. Una vez allí, pueden surgir inconvenientes que no podemos controlar: el tiempo, las colas, los precios, el hielo, etc. Lo que sí podemos hacer desde la revista Generaciones es ofrecer información de primera mano para mejorar tu experiencia en caso de que tengas pensado ir algún día, así que ahí vamos:

Las increíbles vistas de la cordillera de Los Pirineos desde Baqueira-Beret. Foto: Pablo Huidobro Bringas

¿Cómo llegar a la estación y a las pistas?

Una vez llegado al pueblo de Vielha, la carretera principal, que atraviesa diferentes pueblos aragoneses como Escunhau, Unha, Garós o Salardú te llevará a tu destino. El trayecto es simple y aunque cuenta con una subida con curvas bastante pronunciadas se trata de una carretera muy segura.

La llegada a la estación es muy reconocible gracias a su llamativo telecabina, conocido entre los esquiadores como “el huevo” por su forma similar a ellos. Para poder subir en el huevo y llegar definitivamente a las pistas necesitaremos un forfait, si bien los precios no van a ser baratos al final de nuestras vacaciones veremos que ha merecido la pena.

Por otro lado el alquiler de material (esquís, bastones, botas, tablas, cascos etc.) se encuentra a pie de la estación con unos precios bastante asequibles y un servicio muy agradable que cuenta además con la opción de dejar tu material y recogerlo al día siguiente en la misma tienda.

El camino hacia el telecabina o “el huevo”. Foto: Pablo Huidobro Bringas

¿Por dónde empezamos?

Nos encontramos frente a la inmensa ladera principal de la estación de Baqueira y para realizar nuestra primera bajada tenemos varias opciones: A primera hora de la mañana es recomendable hacer un par de bajadas por la conocida “vuelta a casa” una pista que termina en la zona más baja de la estación (1500 metros) y que con el paso de las horas comienza a perder calidad en la nieve.

Si ya hemos hecho nuestra bajada inicial y volvemos a subir en el telesilla, a la derecha tendremos acceso al TS Pla de Baqueira, un remonte que nos llevará a una bajada combinada por una pista roja y una azul, donde disfrutar con algunos fueras de pista o algunos saltos si nos vemos con confianza. A la izquierda podremos escoger entre dos telesillas, el TS Era Cabana o el TS Mirador que nos permitirá llegar a uno de los puntos más altos de la estación de Baqueira a 2500 metros de altura, y donde podremos elegir si volver por la bajada principal o esquiar hacia la estación de Beret.

Es aquí donde se muestra una de las grandes características diferenciales de estas tres estaciones perfectamente conectadas, Beret, Bonaigua y Baqueira permiten un recorrido libre y casi ilimitado, por lo que en ningún caso necesitaremos quitarnos nuestros esquís o nuestra tabla si queremos ir de una estación a otra.

Algunos esquiadores disfrutando de las pistas de Baqueira. Foto: Pablo Huidobro Bringas

Para expertos

Baqueira se caracteriza por ser una estación de esquí con pistas para todo tipo de personas y niveles. En sus casi 160 km de recorrido (sin contar sus enormes y muy divertidos fueras de pista) cuenta con 114 bajadas entre las cuales encontramos 6 pistas verdes, 43 azules, 45 rojas, 17 negras y 3 itinerarios.

Entre una de las bajadas más complicadas y bonitas  encontramos la pista Luis Arias quien fue el fundador de Baqueira en 1964. Como recuerdo a su persona ha quedado una de las pistas más reconocidas de España, incluso de Europa. Se trata de una pista negra de 2339 metros de largo, con un desnivel de 606 metros. Nada mal. Está colocada en un al noroeste por lo que consigue conservar la nieve durante buena parte de la jornada en un estado de alta calidad. Él mismo la escogió como su favorita.

Se inicia el descenso desde el Cap de Baqueira, desde donde se puede gozar de unas vistas majestuosas del valle. Luego la bajada es muy variada, alterna tramos suaves con otros más empinados. Es divertida ya que uno de sus tramos se sumerge entre los árboles.

Beret y Bonaigua

Como hemos hablado, la estación de Baqueira está repartida en 3 zonas: la propia Baqueira, Beret y Bonaigua.

A la izquierda, Beret, lugar donde se suelen realizar competiciones de eslalon y de saltos en el snowpark. Es una zona que cuenta con pistas de todo tipo al igual que Baqueira y con algunas de las bajadas más largas y rápidas. A la derecha Bonaigua, una zona algo más complicada pero sin duda la más bonita y con pistas más inusuales. En ella podrás esquiar entre árboles, tubos, zonas de nieve virgen, pistas de velocidad o pistas negras de un nivel muy alto. Vayas donde vayas no va a decepcionar, aunque si puedes encontrar una densa niebla si el día no está despejado.

La niebla es uno de los peores inconvenientes que puedes encontrar esquiando. Foto: Pablo Huidobro Bringas

Descanso merecido

No hay que olvidar que esquiar supone un gasto de energía considerable. Por lo que nunca está de más parar un rato a comer y recuperar fuerzas para continuar un par de horas más por la tarde si el día lo permite. Para ello cada zona cuenta con varias cafeterías restaurantes donde comprar bocadillos o prepararte los tuyos propios.

La cafetería de Beret es la más cómoda para descansar antes de volver a la acción. Foto: Pablo Huidobro Bringas

Con todos estos conocimientos y consejos habremos aprovechado al máximo nuestra estancia en esta maravilla de estación. Si eres aficionado al esquí o al snowboard deberías venir al menos una vez en la vida. ¿A qué estás esperando?

0

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share via